El “Silencioso Trabajo” de EE. UU. sobre la justicia local en el caso Berta Cáceres

— Un exembajador norteamericano y un influyente asesor del senado estadounidense confiesan cómo han logrado incidir en el juicio por la muerte de la líder popular Berta Cáceres.

Tegucigalpa. – Si hay algo que ha marcado el paso en el desarrollo de las diligencias judiciales alrededor de la muerte de la líder de los pueblos indígenas, Berta Cáceres, ha sido el “silencioso trabajo” de los Estados Unidos sobre los operadores de justicia.

La fina intervención norteamericana es un hecho no solo notorio sino además admitido por exfuncionarios diplomáticos acreditados en Honduras y por funcionarios actuales con sede en Washington.

El “fabuloso trabajo”, como lo llaman algunos exagentes estadounidenses, explica los resultados condenatorios contra algunos procesados por este hecho, como es el caso del exgerente ambiental de Desarrollos Energéticos S. A. (DESA), Sergio Rodríguez.

Rodríguez fue detenido en mayo del 2016 y un tribunal de sentencias lo declaró culpable del hecho a finales de noviembre del 2018, desoyendo todos los argumentos de su defensa, que se esforzó por excluirlo del crimen.

“Hubo personas de la embajada de Estados Unidos que hicieron fabuloso y silencioso trabajo en ese caso”, dijo recientemente el exembajador estadounidense en Honduras, James Nealon, refiriéndose a ese juicio en el que Rodríguez fue condenado.

NEALON: “TRABAJO SILENCIOSO, UN GRAN ÉXITO”

Hablando para un reportaje de investigación difundido por la prestigiosa revista Bloomberg y aludiendo a las gestiones hechas por Estados Unidos sobre los operadores de justicia para aquel proceso judicial, Nealon le aseguró al periodista Monte Reel que veía el resultado de aquellas diligencias norteamericanas “como un gran éxito”.

“Si sabes tanto de Honduras como se yo, sabrías que pudo haber ido de una manera muy diferente”, respondió el exembajador en esa entrevista, resaltando los resultados de la incidencia hecha sobre el proceso judicial de finales de 2018.

“Y creo que lo puedo decir con una cara seria, que no hubiera tenido el resultado que se ve, si no hubiera sido por su trabajo”, añadió el exdiplomático refiriéndose a la intervención de quienes llamó “personas de la embajada de los Estados Unidos”.

Nealon, que representó los intereses norteamericanos en Honduras entre 2014 y 2017, fue un claro activista de la causa Berta Cáceres, quien era una crítica de las prácticas “antimperialistas”. De hecho, Nealon asistió a las honras fúnebres de Berta Cáceres, tras su muerte en 2016.

El exembajador James Nealon, en las honras fúnebres de Berta Cáceres.

“Estoy orgulloso del trabajo que hizo un montón de personas en ese caso. Obviamente eran hondureños los que estaban al centro de eso, pero hubo personas de la embajada de Estados Unidos que hizo fabuloso y silencioso trabajo en ese caso”, resaltó el exdiplomático en la entrevista.

BERTA ENTENDÍA COMO MANDAR MENSAJES

Y quizás Nealon sabía de la animadversión de Berta Cáceres hacia Estados Unidos, pero desconocía un aspecto estratégico fundamental en su forma de actuar. Monte Reel, en el reportaje para Bloomberg comenta que Berta

“entendía que la mejor manera de conseguir que políticos hondureños te escuchen es mandar el mensaje a través de gente en Estados Unidos”.

Monte Reel en su podcast Blood River

Y esto se relaciona con las declaraciones que tomó el periodista Reel, para darle forma a su reportaje, para el que entrevistó a Tim Rieser, asesor de Política Exterior para el senador Demócrata de Vermont, Patrick Leahy.

Reel explica que Rieser administra el día a día de un subcomité del senado que es muy importante, el subcomité que decide qué países reciben ayudas económicas de Estados Unidos y describe que el influyente funcionario estadounidense “en su oficina tiene un póster de Berta Cáceres sonriendo. La conoció en 2015 cuando ganó el premio Goldman”. 

El reportaje cuenta que miembros de la familia Cáceres, que en Honduras dicen ser acérrimos antagonistas de Estados Unidos, “visitaron a Tim Rieser en el capitolio y hablaron de las amenazas que había recibido Berta y las líneas de investigación falsas que se habían perseguido al inicio de la investigación”.

“Rieser conocía de una manera muy específica de (cómo) mandar un mensaje a las autoridades de Honduras. Él podía retener los fondos que controlaba su subcomité. ¿Si la seguridad hondureña no podía proteger a Berta y resolver un crimen así, de verdad merecía los millones de dólares que daba de ayuda financiera los Estados Unidos?”, narra el autor de la investigación de Bloomberg sobre el caso.

PRESION FINANCIERA PARA IMPULSAR EL CASO

Y así, los Cáceres consiguieron lo que pretendían. Como resultado, el Senador Leahy hizo claro que no iba a permitir que llegara ayuda financiera a Honduras, al Gobierno de Honduras y en particular a la Policía y a las Fuerzas Armadas de Honduras, por lo menos no la ayuda que este subcomité proporciona hasta que veamos una resolución satisfactoria de este caso”, respondió Rieser durante la entrevista a Monte Reel, exponiendo otra de las formas de colocar la presión de Estados Unidos sobre los operadores de justicia de Honduras.

Cifras oficiales señalan que, en 2016, Honduras recibió apoyo financiero estadounidense por el orden de los 154.5 millones de dólares, una cifra nada despreciable que no iba a ponerse en riesgo por un juicio que podía ser permeado a través de un “fabuloso y silencioso trabajo”.

Qué chance tenía Sergio Rodríguez, el ex ejecutivo de DESA condenado, a un juicio, justo con esa cantidad de dinero en ayudas para Honduras de por medio 154,561 millones de dólares en ayudas financieras. Cualquier otro resultado que no fuera condena hubiera sido inaceptable para el influyente Tim Rieser.

A la evidencia anterior sobre el silencioso trabajo de presión sobre el caso, podría sumarse lo descrito recientemente por la periodista Nina Lakhani en su libro sobre quién mató a Berta Cáceres. Lakhani dice haber sido amiga de la fallecida líder popular y sobre esa base escribió una “novela” relacionada con el caso.

“VAN A SER CONDENADOS”

Pero hay algo a lo que hay que prestarle atención, dentro de lo que escribió Lakhani. La autora revela cómo en una reunión con funcionarios judiciales de Honduras, antes de emitirse la sentencia contra varios imputados por el crimen de Berta Cáceres, entre ellos Sergio Rodríguez, el fallo estaba anticipado.

“A mitad del juicio, en un descanso del proceso, abogados de la misión internacional de observación se reunieron con oficiales de justicia de alto rango para comentar sus preocupaciones de la expulsión de los abogados de las víctimas y el caso muy pobremente preparado de parte de los testigos y la evidencia del Estado”, escribe Lakhani en su libro.

Fragmento del libro de Nina Lakhani

La respuesta a las inquietudes de los observadores fue reveladora. “No se preocupen, personas van a ser condenadas” les dijeron, explica la escritora, quien a su vez se pregunta ¿Qué querían decir con eso? ¿Cómo sabían? sí solo íbamos por la mitad de la evidencia? ¿Ya estaba acordado esto? había un acuerdo político? Las respuestas parecen evidentes.

La familia de Berta Cáceres reunida con delegados del gobierno norteamericano en una reciente visita que ellos hicieran a Honduras

¿SILENCIOSO TRABAJO EN JUICIO DE DAVID CASTILLO?

Ahora, el “silencioso trabajo” parece ponerse en evidencia de nuevo. Roberto David Castillo, exgerente general de DESA está en medio de un proceso judicial en el que, por más que el derecho le asista, encuentra para rayos por donde quiera que transiten sus abogados.

Castillo, a través de sus representantes procesales, ha presentado evidencias de que un dictamen de vinculación telefónica que constituye la base de la acusación en su contra fue totalmente manipulado por el Ministerio Público.

Pero ha habido reticencia para que esta prueba que lo exculpa y que vuelve ilícito el medio probatorio de la Fiscalía, se conozca en el momento procesal oportuno: la audiencia preliminar en la que podría dictársele un sobreseimiento, si se aplicara la ley como corresponde.

Es más, extrañamente, un día antes de celebrarse la audiencia preliminar, la juez que conocía la causa fue removida de su cargo, quien sabe si debido al “fabuloso y silencioso trabajo”, del que habló el exembajador James Nealon en su reciente entrevista para el reportaje de Bloomberg.

Las interrogantes están por contestarse. El juez que evacuó la audiencia preliminar deberá tomar, en las próximas horas, una decisión.

También le puede interesar:

Abogados denuncian acoso de ONGs a la justicia por caso de Berta Cáceres

El fracaso del libro de la periodista Nina Lakhani ¿Quién Mató a Berta Cáceres?

Mensaje de condolencia del Embajador James D. Nealon por el asesinato de Berta Cáceres

Leave a Reply