El fracaso del libro de la periodista Nina Lakhani ¿Quién Mató a Berta Cáceres?

sobre Berta Cáceres: aburrido y sesgado

English version

— Si pensaba leerlo, quizá pierda su tiempo. Lo que expone es la figura de la líder indígena, lo que ya todos conocen. La pregunta que lleva por título, no tiene respuestas

Tegucigalpa.- Si usted está interesado en leer el libro de la periodista Nina Lakhani sobre ¿Quién mató a Berta Cáceres? deténgase

El libro, disponible sólo en inglés, es aburrido y no hace más que exponer sobre la figura de la líder indígena, lo que ya todos conocen, y relacionar su muerte con sus luchas.

No hay nada más que eso. Lo que sí tiene es mucho sesgo en el tratamiento de la información, pues hay datos que la autora, cuando no convienen a su interés narrativo, los obvia.

Nina Lakhani, quien escribió el libro para la editorial Verso Books, es una periodista parcializada, que trabaja como “free-lance” para el medio de comunicación The Guardian.

La misma Lakhani admitió esta semana, en una videoconferencia para promocionar la obra, que no hay contundencia en su libro sobre quiénes están detrás del crimen.

Habla mal de Honduras y de confabulación de las élites políticas, económicas y militares, lo que ya ha remachado escribiendo para The Guardian. Le pega a todo y a nada. La misma historia de siempre. Antes con cabida en un diario, ahora con medias verdades en formato libro.

¿INVESTIGACIÓN OBJETIVA?

Y esto más, Lakhani estuvo muy preocupada en la video conferencia patrocinada por Front Line Defenders, porque el lector potencial del libro se tome su investigación como “objetiva”.

Sin embargo, ella misma ha aceptado en esa comparecencia que la objetividad, en este mismo caso, es una tarea que le cuesta mucho trabajo. De hecho, no hace falta ni que lo diga.

Lakhani ha asegurado esta semana en sus distintas comparecencias y entrevistas, que consultó más de cien fuentes para armar las piezas del libro.

Si bien, consultar 100 fuentes podría ser un ejercicio equilibrado en la búsqueda de información, al final lo que ha quedado es una historia vista desde el ángulo que Lakhani lo ha querido ver siempre, desde 2013 que dice conocer a Berta Cáceres.

Por mucho que ella diga que detrás de todo hizo un gran trabajo documental, la carencia de sustento y de información nueva del libro, ni siquiera ha logrado motivar a los parciales a la causa Berta Cáceres.

La misma hija de la líder indígena y ahora coordinadora general del Consejo de Organizaciones Popular Indígenas de Honduras (COPINH), Berta Zúniga Cáceres, estuvo totalmente desmotivada durante la conferencia de lanzamiento del libro, propiciada por una de sus socios, Front Line Defenders.

LAS MENTIRAS Y SUS CONSECUENCIAS

Además de lucir aburrida, la autora se desprestigia ahora con un libro soslayado y con una historia retorcida, en la que es más lo que ha dejado de decir, que lo que dice.

El cúmulo de datos inexactos que Lakhani usa, ha expuesto a la misma editorial a consecuencias jurídicas. El uso de información falsa y las aseveraciones tendenciosas, constituyen delito.

Verso Books debería estar preocupada. Las personas naturales o jurídicas relacionadas en el libro podrían promover algún tipo de aclaración sobre las menciones que ha hecho Lakhani en la historia contada desde su perspectiva.

Es la misma suerte que podrían correr otros publishers que quieran editar la obra en otros idiomas. Lakhani ha adelantado en una entrevista en Contracorriente, que una tiene contactos con una editorial italiana. Para el idioma español, dice que le está tomando trabajo encontrar una vía.

Por estas mismas razones es que resulta comprensible que Lakhani esté preocupada y haya hablado esta semana sobre sus temores de visitar Honduras. Admite que la difamación es penal y con ello acepta que se ha excedido en sus mentiras.

En resumen, el libro repite muchas mentiras que, en el terreno de la realidad, son justamente eso: mentiras.

Así las cosas, para qué leer un libro que lo que hace es repetir una historia acomodada muy a los intereses de la misma periodista, que es obvio y natural que, a lo que aspira, es a vender libros.

Como diría un clásico de la música salsa: ¿Y para qué leer, el periódico de ayer?

Leave a Reply