Edmundo Orellana un “cohete quemado” en política

Es fácil para varios políticos de oposición, escribir grandes columnas para criticar la forma en que se está gobernando en Honduras o las acciones que se han implementado para tener una sociedad en paz y justa con los más desvalidos; pero paradójicamente los mismos que señalan en el pasado tenían la facultad de cambiar el rumbo del país y no lo hicieron.

 

En esta ocasión el flamante aspirante a una diputación por el Partido Liberal (PL) Edmundo Orellana, en su habitual columna de opinión que escribe semanalmente ha atacado y desmeritado las acciones que implementó el gobierno, por recuperar la seguridad, paz, inversión, la educación y la salud en Honduras, factores que en el pasado fueron descuidadas por autoridades que gobernaron el país.

 

 

IMG-20170814-WA0006

 

¿Qué hizo Orellana cuando ostento importantes cargos?

 

Edmundo Orellana, fue Fiscal General y en este cargo realmente solo actuó en contra de sus enemigos políticos, y además llenó la institución de personas afines a él, muchos de los cuales todavía están en ese organismo y le rinden pleitesía. Luego como Embajador ante las Naciones Unidas, entablo una sólida amistad con Luis Alonso Díscua Elvir, quien estaba asignado en un cargo en esa misión diplomática con sede en Nueva York, pero en realidad permanecía en Miami o pasaba largas temporadas en Tegucigalpa. Orellana Mercado jamás lo llamó orden a “Don Loncho” y permitió que éste cobrara en condición de “paracaidista” por un cargo que nunca desempeñó.

 

Entre tanto como Ministro de Gobernación, jamás pudo poner en orden a las ONGs, que proliferaban por todos lados sin estar debidamente registradas ni conocerse la verdadera identidad de sus fundadores o directivos. Tampoco fue capaz de ponerle fin al viejo negocio de la nacionalización irregular de extranjeros ni a la adopción indebida de niños hondureños por parte de extranjeros.

 

Y como Ministro de Defensa, jamás hizo nada por la seguridad de Honduras, en lugar de eso decidió renunciar a su cargo ante la grave crisis que se le avecinaba a Manuel Zelaya, cuando intento romper el orden constitucional de Honduras, Orellana Mercado “tuvo miedo y se corrió antes de la hora” y así podemos seguir mencionando otros cargos en los nunca dio el ancho y solo cobro el sueldo, sin hacer nada importante.

 

Orellana cuando escribe sus artículos lo hace sangrando por la herida, debido a que nunca pudo alcanzar la presidencia de la Corte Suprema de Justicia y ni siquiera la del Colegio de Abogados, menos la del Congreso Nacional ni la presidencial del PL, tampoco logro convertirse en rector de la UNAH, ahora se ha conformado con una candidatura a diputado por una de las corrientes del Liberalismo y ya siente que ni ahí va a cuajar. 

Leave a Reply