Chavismo promete frenar referéndum revocatorio

La oposición venezolana ha superado el primer obstáculo importante en su carrera contra reloj para remover del poder a Nicolás Maduro, al confirmar las firmas validadas, 399.412, que superan ampliamente las 195.000 necesarias para seguir adelante con el proceso.

 

Tibisay Lucena
Tibisay Lucena

Así lo anunció anoche Tibisay Lucena, principal rectora electoral, tras mantener en vilo al país durante todo el día. Una declaración pública que vino acompañada además de la aparición de una nueva espada del Damocles bolivariano contra la Mesa de la Unidad Democrática (MUD): el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha pedido al Ministerio Público que investigue “presuntas irregularidades” por “usurpación de identidad” en cerca de 2000 firmas, algo que no afecta la certificación del 1% de las firmas requerido por el ente electoral.

 

¿Llegará a tiempo la oposición para echar a Maduro antes de que acabe el año? Según Vicente Díaz, ex rector del CNE quien durante una década fue la única voz no revolucionaria en el seno del ente electoral, “el referéndum puede realizarse (tras sumar todos los plazos) en cualquier momento entre el 1° de noviembre y el 30 de diciembre, cómo máximo, de 2016”.

 

Por supuesto el retraso registrado hasta el momento no es accidental. El ente electoral cumple a rajatabla las órdenes impartidas desde el Palacio de Miraflores y, según los expertos, ya son 70 días lo que ha ganado para la causa revolucionaria desde que la oposición, liderada por el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, iniciara en marzo el proceso del referéndum revocatorio. “Demoraron dos meses, 60 días, sin contar el tiempo que tardaron para darnos las planillas”, resumió ayer el ex candidato presidencial.

 

El país sudamericano rompe récords mundiales negativos, con la mayor inflación del planeta (los precios subirán 720% a lo largo del año, según el FMI) que no hay bolsillo que soporte; con índices de escasez y desabastecimiento de alimentos y medicinas que han convertido a los venezolanos en los parias de América y con oleadas de violencia, que disparan las cifras de homicidios y secuestros, las más salvajes del mundo.

 

Pese al evidente derrumbe, son varias las espadas del Damocles revolucionario que se ciernen sobre un proceso que cuenta, según las encuestas, con el apoyo de más del 70% del país, incluido un numeroso grupo de dirigentes bolivarianos. La más afilada es la del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). El chavismo exige al tribunal que declare ilegal la recogida de firmas opositoras por “pertenecer” a muertos, menores de edad, inhabilitados políticos y presos. La Nación

 

Lea más:

Leave a Reply