Ni en tiempo de emergencia nacional la Alianza deja la politiquería barata

Ni las 38,787 personas que representan 7,738 familias hondureñas afectadas por el paso del frente frío que golpeó el país el pasado martes por la noche, son suficientes para que el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, se ponga una mano en el corazón y deje momentáneamente su proselitismo barato para ayudar a los miles de compatriotas afectados en toda Honduras.

 

 

Es increíble que un momento como este que se está viviendo en todo el territorio nacional, Nasralla no pueda hacer un alto en su campaña política, para demostrar CON HECHOS y no con palabras, que su prioridad única es el bienestar del pueblo.

 

 

¿Cómo es posible que mientras miles de personas se han visto afectadas y muchísimas de ellas incluso perdieron todo lo que tenían, Salvador ande buscando votos y engañando con su discurso barato en vez de ponerse manos a la obra a ayudarles?

 

 

Afortunadamente para esta gente afectada, han recibido asistencia de parte de la Comisión Permamente de Contingencias (Copeco), por orden directa del Presidente de la República, Juan Orlando Hernández, quien ha expresado en reiteradas ocasiones que su trabajo y principal compromiso es el bienestar del pueblo hondureño.

 

 

A pocos días de las elecciones generales esta vergonzosa actitud por parte de Nasralla nos hace pensar, ¿es justo votar por un ególatra que ni en tiempos de emergencia puede dejar de lado su protagonismo para ayudar a los más necesitados? ¿Si esto es ahora con quienes podría ayudar, cómo sería ya de presidente?… Por lo visto con esto Salvador no pasó la prueba y mostró de nuevo que satisfacer sus intereses es lo único que en verdad le importa.