Siguiendo los pasos de Maduro, Manuel Zelaya se niega a dialogar con la OEA

No cabe duda que el coordinador del Partido Libertad y Refundación (Libre), José Manuel Zelaya Rosales, se ha convertido en un repetidor de modelo de Venezuela en donde Nicolás Maduro, ha enfrentado al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro y ahora Zelaya se niega a recibir a los observadores de este organismo internacional.

 

Ahora bien otro que se ha convertido en carreta de “Mel” es Salvador Nasralla, quien desde que se unió para conformar la alianza de oposición, no hace más que corear y aceptar todo lo que dice Zelaya, sin tener un criterio propio de las consecuencias que podrían provocar en Honduras, cada vez que tienen un invento nuevo.

 

Los observadores de la OEA están prestando su colaboración para que el proceso electoral en el país sea transparente, y que sea reconocido tanto a nivel nacional como internacional y con esto se busca que los hondureños tengan más confianza en los procesos electorales, los observadores no son árbitros de hacer cambios.

 

Zelaya se ha negado rotundamente a mantener reuniones con la Comisión Electoral de la OEA, aduciendo que este organismo se mostrado indiferente ante el tema de la reelección presidencial, pero es aquí en donde hay que dejar claro que las decisiones de casa se resuelven en casa y otros observadores pueden dar sus opinión; pero no es una ley que se deba de cumplir.

 

Aparte de condicionar su apoyo a las reformas del Código Penal, “Mel” y Nasralla, junto con su combo están condicionando a la OEA y dicen que hasta que se pronuncien sobre este acto, se reunirán con ellos. Pero como dijimos anteriormente si la OEA se pronuncia eso solo es sus punto de vista, y no pueden cambiar la situación que a ellos como oposición les molesta.

 

Así que oposición política tengan claro que la OEA viene a observar no a parcializar y no a imponer sobre los candidatos.

 

Lea más: