Se le cae el teatro a la familia de Berta Cáceres

A las hijas de la ambientalista Berta Cáceres, se les está cayendo el teatrito de estar inventando atentados en su contra y ante su desesperación por ser descubiertas sus constantes mentiras, ahora han lanzado un comunicado en donde dicen que son víctima de una campaña de odio y persecución, cómo si nadie pudiese ni voltear a verlas o pobre aquel que ose mencionarlas por su carácter de “inmaculadas” e intocables.

 

Sólo en el mes de julio se han desenmascarado varias falsedades, por ejemplo el supuesto “atentado” sufrido en el municipio de Santiago de Puringla, dónde vilmente Berta Isabel Zuniga Cáceres no ha tenido la delicadeza de pedir disculpas a los 4 humildes campesinos, por el cinismo y desfachatez de mentir sobre algo que jamás sucedió.

 

 

Luego un incidente bochornoso dónde se observa a una Olivia Z. Cáceres candidata a diputada por el partido Libertad y Refundación, insultando con palabras soeces a cual persona se le pusiera al frente por un incidente escolar con su hijo.

 

 

Seguido de el acto bochornoso, Olivia Z. Cáceres quiso inventar un supuesto atentado encontra de su hijo y su persona algo que la policía descartó de forma categórica.

 

La Policía Nacional de Honduras eliminó la hipótesis de un atentado en el incidente en el que fue dañado el vidrio trasero de la patrulla que brinda seguridad a una hija y un nieto de la dirigente ambientalista Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016, además afirmaron que la vida de ambos “no han estado en riesgo”, porque el vehículo dañado no pertenecía a las que escoltan a la joven intibucana.

 

Estos hechos hasta los momentos no han podido ser comprobados como atentados por las hijas de la Cáceres.

 

Todo indica más bien que se están quedando sin  financiamiento y por eso andan inventando supuestos atentados para seguir recibiendo fondos de Global Witness, Frontline Defender, Democracy Now, Trocaire aupados por The Guardian y la izquierda internacional.