Se derrumba el sueño revolucionario en C.A

 

El colapso de los gobiernos de izquierda en Latinoamérica  es muy evidente, los análisis más recientes demuestran que esto se debe a que en los últimos años han dejado de representar las aspiraciones de sus seguidores y votantes.

 

Confirmando así que el sistema socialista se va debilitando por las constantes acusaciones de corrupción y las incontables denuncias de violación a los Derechos Humanos. El socialismo ha demostrado en diferentes países su indiferencia hacia la vida humana, siendo muy criticados por su incapacidad de gobernar democráticamente.

 

 

En los últimos meses alrededor de 351 personas murieron a manos del régimen izquierdista de Daniel Ortega y hay alrededor de 30 mil heridos. Entre ellos se denuncia el asesinato de periodistas y activistas que se oponen al régimen.

 

 

El expresidente de Uruguay y senador por el partido Político Frente Amplio, José Mujica, se unió a las críticas por la violencia en Nicaragua. “Siento que algo que fue un sueño se desvía. Cae en la autocracia”, dijo en el Senado este martes.

 

 

Siete expresidentes de Costa Rica suscribieron una carta dirigida al secretario general de la ONU, António Guterres, en el marco de una visita a San José, para que intervenga en la promoción de una solución pacífica a la crisis sociopolítica que sufre Nicaragua desde hace tres meses.

 

 

El secretario general de la ONU, António Guterres, consideró  “inaceptable” el uso de “fuerza letal” en el marco de la crisis en Nicaragua y reclamó al Gobierno que garantice la protección de los ciudadanos.

 

 

En la mira internacional por crisis de Derechos Humanos

 

 

La crisis de Nicaragua ha sobrepasado fronteras y la presión internacional se cierne sobre el gobierno de  Ortega, la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este miércoles con amplia mayoría una resolución que condena la represión del Estado contra las manifestaciones, mediante esta resolución la OEA le exige a Daniel Ortega, que acepte la propuesta que le hizo la Iglesia Católica de adelantar a marzo de 2019.

 

 

La iniciativa, impulsada por varios países (Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú y EE.UU.) y respaldada por México, “exhorta” al Ejecutivo nicaragüense a que “apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de Diálogo Nacional”.

 

 

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, aplaudió esta iniciativa y dijo estar “orgulloso” de que el organismo interamericano “haya tomado una posición firme contra la violencia patrocinada por el Estado de Nicaragua”.

 

 

“La violencia debe terminar ahora”, agregó Pence en su cuenta oficial de Twitter.

 

 

 

Ortega, Sandinista Sanguinario

 

 

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

 

 

Es todavía incierto si Ortega, el actual líder autoritario de Nicaragua, está experimentando una crisis terminal. Ya sea este el principio del fin o no, lo cierto es que el modelo adoptado por el gobierno de Ortega resulto ser una receta para la tragedia.