OEA no pide que se repitan las elecciones en Honduras

La Organización de Estados Americanos (OEA) difundió la noche de este miércoles el informe final de la Misión de Observación Electoral (MOE), que acompañó los pasados comicios en Honduras y en dicho análisis no están pidiendo que se repita el proceso electoral en Honduras.

 

La OEA, a través de su cuenta oficial de Twitter, oficializó el informe final de la MOE, el cual consta de 34 páginas donde detalla todo el proceso electoral y hace un recuento desde varios eventos políticos previó a los comicios celebrados el pasado 26 de noviembre.

Informe final de la MOE

 

Lea aquí el informe completo: http://scm.oas.org/pdfs/2017/CP38551SMOEH.pdf

 

El informe casi es una repetición del informe preliminar que divulgaron los responsables de la MOE, los expresidentes Jorge Quiroga y Álvaro Colom. En su informe final la Misión constata que facilitaron la firma del acuerdo “la declaración por la democracia hondureña”, en la que el candidato nacionalista y de la Alianza se comprometieron a llamar a sus simpatizantes a esperar con calma y paz el escrutinio general definitivo del TSE; pero horas más tarde Salvador Nasralla, informo que se retrataba y retiraba su compromiso y llamaron de manera irresponsable para que se sus simpatizantes salieran a las calles.

 

La noche del 29 de noviembre se registraron protestas a las afueras del INFOP en donde se estaba contabilizando los votos, las fuerzas de seguridad tuvieron que utilizar gas lacrimógeno y la misión tuvo que evacuar a parte de su personal lo que interrumpio el proceso de conteo de actas.

 

Otro de los puntos que arroja el informe es que el escrutinio especial fue suspendido en varias ocasiones, debido a la negativa de la Alianza de Oposición a participar, el TSE atendió la mayoría de las sugerencias de este partido; pero no se consiguió la participación de la Alianza.

 

El candidato presidencial por el Partido Nacional  Juan Orlando Hernández Alvarado aceptó las conclusiones y recomendaciones del informe de la MOE/OEA, y manifestó su compromiso de Someter los resultados de las elecciones a un escrutinio técnico, con acompañamiento de los observadores nacionales y sociedad civil hondureña. Lamentablemente, pese al sustento técnico y de base científica de las recomendaciones de la Misión, el candidato presidencial por la Alianza de Oposición Contra la Dictadura Salvador Nasralla no firmó el acuerdo.

 

El 17 de  diciembre, la Misión presentó un informe sobre el cumplimiento de cada una de las recomendaciones. Agradeció al Tribunal Supremo Electoral (TSE) haber  tenido en cuenta las recomendaciones presentadas. Asimismo, reconoció el esfuerzo realizado para entregar un informe sobre su cumplimiento, el cual fue tomado en cuenta para la elaboración del informe.

 

De estas 1.001 actas que fueron revisadas en el escrutinio especial, se conoció que un 61.4% de ellas había sido transmitidas el día de la elección, es decir, la imagen se escaneó y transmitió desde el centro de votación. Sólo un 23.2% se escaneó al llegar al INFOP. El restante 15.4% de actas (correspondientes a 155 MER) no llegó al INFOP dentro de las maletas electorales.

 

Con la presencia de los representantes de la sociedad civil y de observadores internacionales, el TSE realizó el escrutinio especial sobre las 1.001 actas que presentaron inconsistencias. Durante dos días de trabajo, en los cuales la Misión de la OEA estuvo presente de manera permanente, funcionarios recontaron las boletas contenidas en cada uno de los paquetes electorales y confeccionaron actas nuevas. Este procedimiento permitió completar el faltante de actas y confirmar la validez de los votos contenidos en las maletas.

 

Si bien el procedimiento recomendado por la MOE/OEA era cotejar las actas del TSE con las de la Alianza de Oposición, al no recibir las actas por parte de este partido, el TSE decidió revisar y recontar el 100% de las actas procedentes de estas MER. La Misión considera positiva esta determinación de la autoridad electoral, que fue más allá de lo recomendado.

 

La Misión observó que, en las mesas donde estuvo presente, las maletas electorales que se entregaron a los grupos de escrutinio especial llegaron selladas. Asimismo, en un alto porcentaje de los casos las bolsas que contenían los votos venían selladas con cinta, dándose algún caso en el que estaban cerradas o amarradas con un nudo.