De manera oficial lanzan Fuerza Trinacional para combatir las maras y el narcotráfico

Los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala lanzan hoy, en la localidad hondureña de Nueva Ocotepeque, la Fuerza Trinacional Antipandillas, después del acuerdo alcanzado en agosto pasado por los presidentes de los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica.

 

La Fuerza Trinacional estará integrada por policías y soldados de las tres naciones y tiene como principal propósito mejorar el control migratorio, reforzar la presencia en los puntos ciegos e intercambiar información de inteligencia para hacer frente al crimen organizado que azota la región.

 

 

Los mandatarios Hondureño Juan Orlando Hernández, salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén; guatemalteco, Jimmy Morales, acordaron la creación de la fuerza conjunta para la lucha contra la violencia, conformada por autoridades de seguridad, justicia, inteligencia y defensa.

 

 

La llamada Fuerza Trinacional solo operará en las fronteras que comparten los países, y es parte de un “Plan Regional” para el combate de la criminalidad establecido por los mandatarios. El plan regional también abarca medidas como operaciones de seguridad coordinadas, compartir información de inteligencia, realizar entregas de personas detenidas de la forma más “expedita posible”, y la conformación de grupos de Alto Nivel de Seguridad.

 

La fuerza contra pandillas vigilará unos 600 kilómetros repartidos entre los tres países del denominado Triángulo Norte de Centroamérica, informó hoy el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

 

Seguridad en las fronteras
Seguridad en las fronteras

 

El gobernante subrayó en rueda de prensa en Tegucigalpa que a los delincuentes “les vamos a dar de su misma medicina” con la Fuerza Trinacional que iniciará operaciones este martes.

 

Los países del Triángulo Norte también promueven el llamado Plan de la Alianza para la Prosperidad, con el que pretenden impulsar la economía y los asuntos sociales para desincentivar la migración hacia Estados Unidos, que en 2014 llegó a ser crítica con la llegada de miles de niños centroamericanos solos a territorio estadounidense.