Los errores de Nasralla

Son consejos y no censuras. El respeto y la admiración de mi parte se mantienen. Si ofendo a alguien, pido perdón.

 

  1. Creo que todos nacemos para algo, y nadie nace para todo. El ingeniero es un profesional de la comunicación. No nació para político. Ha entrado por una necesidad patriótica. La política se decide con la cabeza y se ejecuta con el corazón, dicen los alemanes quizá siguiendo a Max Weber. Las acciones y reacciones políticas deben pasar primero por un alto y frío nivel de análisis de manera que cuando se hace o dice algo ya se tienen previstas las consecuencias y las reacciones que se pueden recibir. Un político no debe ser tampoco demasiado frío y cerebral, porque no motivará a nadie. Nasralla es muy emotivo y espontáneo, expuesto a la improvisación.

 

  1. Cuando el ingeniero calcula su popularidad confunde su dimensión popular como comunicador y su liderazgo político. Traslada fácilmente su popularidad como hombre de medios a su popularidad como político y eso lo lleva a sobredimensionar el apoyo que recibió o puede recibir en las elecciones. Cuando Pelé quiso ser candidato a la Presidencia de Brasil se dio cuenta a tiempo que no se puede trasladar el apoyo que recibía como futbolista a una candidatura política. ¿No pasará lo mismo con el ingeniero?

 

  1. Fundar un partido que carece de ideología es como construir un edificio sin pegar los ladrillos con cemento. Es difícil mantener unido a un partido con solo un slogan de carácter ético, la lucha contra la corrupción, máxime si no existe una estrategia definida para pasar de la palabra a la acción. La unidad fundada solo en la lealtad a un líder duró poco.

 

  1. Creer a sus asesores que el partido es una institución soberana en cuyos asuntos nadie tiene que intervenir. Soberano solo es el Estado y desde el origen del concepto en los escritos de Jan Bodin en la Francia del siglo 17 se ha definido como la potestad suprema del Estado sobre su territorio y su población de manera que dentro del Estado nada ni nadie es soberano. Cuando se habla de la soberanía del pueblo es porque el pueblo es el titular de la soberanía, es decir que la ejerce en nombre del Estado.

 

  1. Creer como especializado en administración de empresas que un partido político es una organización privada donde todo queda sometido a la voluntad de sus miembros o creer que los partidos son órganos del Estado. Ni una cosa ni la otra: los partidos son instituciones de derecho público que cumplen una función fundamental y por esa razón el Estado por medio del Tribunal Supremo Electoral tiene que garantizar su correcta organización y funcionamiento por medio de la ley y la aprobación de sus estatutos. Los partidos no son instituciones privadas donde prevalezca exclusivamente la voluntad de sus miembros y tampoco son órganos insertos en la estructura administrativa del Estado.

 

  1. Olvidar que los partidos se crean como dice la Constitución para ser instrumentos que canalicen la participación política de los ciudadanos y que, como consecuencia, los movimientos internos tienen una razón de ser. Crear mecanismos de exclusión para obstaculizar esa participación como un censo restringido o la obstaculización para la inscripción de movimientos internos es negar la razón fundamental de los partidos políticos. Para remediar ese problema en PAC a petición de los movimientos excluidos fue que el TSE se vio obligado a actuar en el ejercicio de sus atribuciones legales.

 

  1. Convocar para elecciones internas en forma escrita para una fecha y después anticipar la fecha para el Domingo de Ramos por las presiones de tiempo en cuanto a su participación en la anunciada alianza de partidos. Se ha interpretado como que el Tribunal está siguiendo instrucciones para boicotear la participación de PAC en la alianza, pero en realidad se trata de garantizar el papel de los partidos como medios de participación política.

 

8. Declarar a PAC antisistema cuando su existencia y su participación electoral se realiza dentro del sistema político electoral, es un despropósito. Antisistema fueron los grupos marxistas que optaron por la                     lucha armada. Que perdonen, pero todo fue dicho con la mejor buena voluntad y respeto.

 

Por: Benjamín Santos

Leave a Reply