Los barones del narcotráfico tratan de influir en las elecciones presidenciales de Honduras

Devis Leonel Rivera Maradiaga, un capo que prefirió entregarse a la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos y negociar beneficios como reducción de penas, antes que ser detenido por el gobierno hondureño, declaró en una Corte de Nueva York que “le dijeron” que otro mafioso entregó 250 mil dólares a la campaña del hoy presidente Juan Orlando Hernández.

 

Las declaraciones del jefe de la banda de “los Cachiros” causaron escándalo en un país que se encuentra a 50 días de las elecciones y donde el presidente actual es contendiente a la reelección.

 

Al respecto, la Casa de Gobierno de Honduras emitió un comunicado en el que califica los señalamientos como calumniosos, carentes de pruebas y resultado de que el presidente Juan Orlando Hernández “es el principal enemigo” de estos grupos delincuenciales que operan el trasiego de droga hacia Estados Unidos.

 

 

Incluso, se dio a conocer que algunos grupos afectados por la tarea del gobierno en el combate a la narcodelincuencia ordenaron el asesinato del presidente hondureño; “un complot desarticulado por inteligencia de Estados Unidos y de Honduras, cuyos actores están hoy en la cárcel”.

 

La vocera presidencial, Christa Castro, refirió que las afirmaciones del capo que se encuentra confeso de por lo menos 78 homicidios, es normal porque esos criminales saben que “de resultar reelecto el actual Presidente, tienen garantizada la continuidad de la guerra a sus organizaciones, y su derrota definitiva”.

 

Las declaraciones de Rivera Madariaga a un fiscal neoyorkino fueron publicadas como parte de un reportaje del diario The New York Times en su edición de este sábado.

 

En ese texto, se reconoce que en Honduras, el gobierno ha construido dos cárceles de máxima seguridad para ingresar a los jefes de las mafias de narcotraficantes y los pandilleros de las Maras; que se han extraditado a 14 capos y se han destruido 150 narcopistas y una docena de narcolaboratorios.

 

La política de seguridad del presidente hondureño en los últimos cuatro años, ha reducido un 50% los índices de criminalidad en el país, pero señalamientos como el de Rivera Maradiaga son un golpe mediático de cara a las elecciones.

 

Encuestas como las de Cid Gallup, publicada por la cadena Televicentro, le otorgan al Partido Nacional y a su candidato Juan Orlando Hernández, una ventaja de 20 puntos sobre su más cercano competidor, el locutor Salvador Nasralla, presidenciable de la denominada “Alianza de Oposición”.

 

Nasralla y el tercero en la competencia, Luis Zelaya Medrano, del Partido Liberal, han utilizado en redes sociales la publicación del Times para golpear la imagen del puntero en la contienda, quien, mediante la declaración de su vocera, dijo que seguirá haciendo todo lo que sea necesario por la paz de Honduras, aunque los afectados traten de dañar su carrera política y sus adversarios utilicen esas afirmaciones calumniosas como parte del discurso de campaña.

 

Lea más:

Leave a Reply