Lo que debe saber del Plan Alianza para la Prosperidad

En el año 2014 se dio una crisis migratoria en los países que integran el Triángulo Norte de Centroamérica: Honduras, El Salvador  y Guatemala, este hecho representó la salida de niños y niñas no acompañados que viajaban en busca de un reencuentro con sus familiares en Estados Unidos, además de un escape a la violencia, delincuencia y falta de oportunidades de estudio.

 

En base a lo anterior el Presidente Juan Orlando Hernández, tuvo la iniciativa de proponer a sus homólogos centroamericanos, la creación de la Alianza para la Prosperidad  (PAP), la cual nace como una respuesta económica, social, de seguridad e institucional para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos más vulnerables de los países del Triángulo Norte de Centroamérica.

 

Por lo anterior, el entonces Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a través del Congreso de su país y con el voto a favor de Republicanos y Demócratas,  firma el PAP con los Presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández; Otto Pérez Molina, de Guatemala  y  Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador.

 

Triangulo norte

 

Componentes de trabajo del PAP

 

1.- Dinamizar el Sector Productivo para crear oportunidades económicas.

 

2.- Desarrollar el capital humano.

 

3.- Mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia.

 

4.- Fortalecer las instituciones para aumentar la confianza de la población, en el Estado.

 

La ejecución del PAP representa un cuantioso desembolso en fondos de cooperación del Gobierno de Estados Unidos de América, para las tres naciones de la región, pero también precisa de los siguientes elementos: en primera instancia, la focalización territorial y la cooperación regional, para identificar necesidades y trabajar con base a ellas; como tercer elemento, un esquema de ejecución transparente y efectiva de los fondos asignados, de conformidad a las líneas estratégicas priorizadas y como tercer y último elemento, un esquema de seguimiento y evaluación sobre metas medibles y verificables, donde la participación de la sociedad civil esté asegurada en todos los procesos del momento.

 

El Plan es suficientemente flexible para que cada uno de los tres países que participan inicialmente de él puedan no solamente hacer su focalización, sino también la priorización de los programas y proyectos que a su juicio serían más efectivos en su territorio para alcanza los propósitos perseguidos.

 

Financiamiento del PAP

 

En febrero 2015 el Presidente Obama pidió al Congreso norteamericano una asignación de US$1,000 millones para financiar la participación norteamericana en la Alianza. En diciembre de ese año, el Congreso de los EEUU aprobó una primera asignación de US$750 millones para su “Estrategia para Centroamérica”, en apoyo a la Alianza.

 

En 2015 dedicamos considerables esfuerzos a negociaciones técnicas con la Embajada de los EEUU y con USAID en Tegucigalpa para establecer la priorización de proyectos a ser financiados con los fondos que vendrían.

 

De nuevo en 2016 el Presidente Obama presentó su proyecto de presupuesto al Congreso norteamericano e incluyó nuevamente una asignación presupuestaria para su estrategia para Centroamérica. Esta solicitud fue aprobada por el Congreso norteamericano en su presupuesto para el año fiscal 2016-2017, con lo cual actualmente existen un total de US$1,500 millones aprobados para el financiamiento de la estrategia centroamericana.

 

Avances del PAP

 

A la fecha, se han logrado avances en todas las acciones acordadas, demostrando el compromiso con el Plan y destacándose el avance regional de integración económica, lucha contra la corrupción, mejoramiento de la seguridad ciudadana, fortalecimiento de las fuerzas policiales y la transparencia fiscal.

 

Entre los hallazgos más sobresalientes destacan la promoción de diálogo público­privado en torno a la implementación y el monitoreo de la Alianza, a través de los consejos de asesoría público–privados, ventanilla única de registro de empresas para inversionistas extranjeros y nacionales y otras acciones en pro de la creación de condiciones para propiciar el acceso al crédito de las micro, pequeñas y medianas empresas.

 

De igual manera se formó la Fuerza de Tarea Conjunta de Niñez Migrante, cuyo objetivo principal es la atención a la crisis humanitaria, los programas de control fronterizo y eliminación de puntos ciegos para disminuir el flujo migratorio irregular, la creación de oportunidades de trabajo, con el programa Vida Mejor, por medio de la incorporación de microempresarias, las mejoras de viviendas y entrega de casas.

 

Plan Colombia y PAP

 

El Plan Colombia es un acuerdo bilateral que fue suscrito entre los gobiernos de Colombia y Estados Unidos en 1999 durante las administraciones del presidente colombiano Andrés Pastrana y el estadounidense Bill Clinton con tres objetivos específicos: generar una revitalización social y económica, terminar el conflicto armado en Colombia y crear una estrategia antinarcóticos.

 

En Honduras se trabaja en una versión del Plan Colombia, y el primer paso fue la caza y captura de varios de los más señalados narcotraficantes,  quienes mantenían sometidos a Honduras en un baño de sangre y este hecho hizo que se produjera la crisis migratoria.