A las puertas de la Fuerza Trinacional Antimaras

La propuesta de conformar una Fuerza Trinacional Antimaras que  el presidente Juan Orlando Hernández planteó hace 4 meses  será una realidad  a partir de este 15 de noviembre cuando Honduras, Guatemala y El Salvador conforman un bloque de seguridad para enfrentar uno de los fenómenos delincuenciales que más violencia provoca en la región.

 

El mandatario hondureño lanzó esta iniciativa el 27 de julio luego de hablar con sus homólogos de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén y Guatemala, Jimmy Morales para proponerles una alianza contra las maras y pandilla.

 

Unidad antipandillas
Unidad antipandillas

 

Asimismo, solicitó el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos teniendo en cuenta que es un fenómeno que nace en la nación norteamericana y además la propuesta de seguridad se enmarca en el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, por lo que la iniciativa de seguridad  será financiada con los fondos de este proyecto.

 

Hernández  considera fundamental que  el triángulo norte centroamericano establezca una hoja de ruta conjunta que les permita actuar de una manera más eficaz y poder desarticular estos grupos que operan como crimen organizado en la región.

 

Crimen organizado

 

“Estoy seguro que si trabajamos entre Guatemala, El Salvador y Honduras una estructura dedicada exclusivamente a combatir este flagelo criminal y crear oportunidades en función de las buenas prácticas que ya tiene cada país vamos a ser exitosos”, aseveró el presidente Hernández el día que lanzó esta iniciativa.

 

Uno de los puntos contemplados en esta iniciativa  de seguridad es poner en práctica la orden de captura centroamericana, lo que permitiría que esas disposiciones dictadas en Honduras, Guatemala y El Salvador sean efectivas en cualquiera de estos países del Triángulo Norte centroamericano.

 

Mañana 15 de noviembre los países que conforman el bloque de seguridad, del Triángulo Norte inaugurarán de manera oficial la Fuerza Trinacional con el fin de enfrentar uno de los fenómenos delincuenciales que más dolor provoca en la región.