La oposición brasileña prepara una “lluvia de medidas judiciales” para evitar la asunción de Lula da Silva

La oposición emprendió “una lluvia acciones en los tribunales” para tratar de detener el nombramiento oficial del ex presidente Lula como jefe de Gabinete. La oposición sostiene que, con el nombramiento, Lula trata de “escudarse” con privilegios especiales. El líder del Partido Demócrata (DEM) en el Senado, Ronaldo Caiado, dijo que el ex presidente intenta esconderse.

El senador informó que sus parlamentarios accionarán judicialmente en el estado de Goiás. Y el senador Alvaro Dias presentó una acción popular en la Corte Federal de Brasilia en la que pide que una orden judicial deje sin efecto la designación. Todas las acciones que emprende la oposición apuntan en el mismo sentido: el propósito oculto del nombramiento de Lula.

“El objetivo de la nominación es esconder el escándalo de corrupción del Lava Jato. Nadie va a querer hablar con Dilma Rousseff. Nadie quiere hablar con el sacristán si puede hablar con el Papa”, ironizó Caiado.

El nuevo cargo le permitirá al ex mandatario blindarse de las investigaciones que lleva a cabo Sergio Moro, el juez que analiza su lujoso tríplex frente al mar y su implicancia en la corrupción de Petrobras. Si la cárcel era cuestión de tiempo, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) no tuvo más opción que aceptar el puesto, al margen de lo que la opinión pública pudiera sospechar.

 

Leave a Reply