Si JOH es el culpable de todos los males, ¿por qué el castigo lo sufrimos otros?

Hablan de luchar contra la dictadura y por la libertad y nos impiden movilizarnos, opinar libremente por temor a ser vilipendiados, denigrados y hasta nos impiden comprar lo que nos plazca cuando nos plazca.

Queman peajes, que luego se reconstruirán con nuestros impuestos, y luego colocan barricadas en las carreteras y cobran en ellas precios más altos para dejar pasar a la gente que va con una emergencia.

 

Miles de jóvenes tenían la ilusión de un empleo en navidades, pero gracias a la destrucción de sus protestas muy pocos se colocaron. Supongo que el hambre de esos jóvenes y sus familias no es relevante para los “luchadores contra la dictadura”.

 

En el Valle de Sula se perdieron miles de empleos, empleos de personas concretas, de madres de familia, de personas con deudas y con proyectos, personas que necesitan comprar medicinas, alimentos, pagar servicios públicos.

 

La mendicidad de niñas ha aumentado las últimas dos semanas en el parque central de San Pedro. Niñas que podrían ser nuestras hijas, hermanas, primas… Niñas en alto riesgo de ser víctimas de bandas de prostitución. Pero los “luchadores contra la dictadura” eso no lo tienen en su agenda, a menos que sea como una decoración más de sus vacíos discursos.

 

Hablan de que luchan por el pueblo, e incitan a destruir negocios o a no consumir productos de empresas que le dan empleo a miles de hondureños, negocios que cuando no venden despiden.

 

Solo el que sabe lo que es el desempleo entiende lo duro que es eso.

 

Hablan de que luchan por la libertad e intentan incendiar templos y obligar a los creyentes en Dios a vivir según sus estándares laicistas o según su tibia religiosidad. Extraña libertad de conciencia la qué dicen profesar y por la qué dicen luchar.

 

Dicen rechazar los resultados para presidente, pero aceptan los nombramientos para el elefante blanco del parlamento centroamericano que forman parte de esos mismos resultados presidenciales. Aceptan los resultados de diputados y alcaldes que resultan de las mismas actas, llenadas por los mismos representantes de mesa y declarados por el mismo Tribunal Supremo Electoral ¡Hipócritas!

 

Y me preguntó, ¿paro nacional para qué? ¿Para investir a Nasralla? TODOS sabemos que eso no pasará. ¿Para qué JOH no tome promesa de Ley? Lo puede hacer ante cualquier juez de letras o de paz. ¿Para qué no extraditen por narcos a algunos de sus familiares o amigos? ¿Para qué?

 

Y la respuesta que encuentro es que es para que más jóvenes, madres, padres y nietos pierdan su empleo, para que los demás vivamos en zozobra, inquietud y angustia, para que los que viven de la venta diaria no coman los días de relajo, para que destruyan la propiedad pública que todos volveremos a pagar, para atacar la propiedad privada de particulares y de empresas, para saquear negocios, para incendiar y destruir. Y sobre todo para injuriar, atacar, insultar, denigrar y destruir, especialmente en las redes sociales, a todo aquel que no piense como ellos. Intolerantes qué dicen ser abanderados de la tolerancia.

 

Saben qué, no quiero su tipo de libertad que fuerza a los que no opinan como ellos a vivir con miedo, desprecio sus métodos, no tolero su intolerancia, me asquea su hipocresía y su falta de coherencia.

 

Para ellos, para los luchadores contra la dictadura todo el dolor infringido,  todo el daño y destrucción es justificado, todo se justifica diciendo la fórmula mágica: “el culpable es JOH, castiguemos a todos los demás”.

 

Fuente https://facebook.com/story.php?story_fbid=10203888016118093&id=1751840190