Global Witness manipula cifras Parte 2/3

La organización No Gubernamental (ONG) Global Witness, con base en Londres y Washington, ha elaborado y publicado diferentes informes, en los cuales ha manipulado la cifra de “ambientalistas” asesinados en Honduras, desde el 2002 al 2016.

 

Según Global Witness en honduras se produjeron 111 asesinatos entre 2002 y 2014, 8 en 2015 y 4 en 2016.

 

Lea más: Global Witness manipula cifras Parte 1/3

 

El periodo en donde se dieron la mayoría de muertes y no de ambientalistas; sino de Palmeros en su mayoría fue de 2010 al 2014 y estas fueron producto de pleitos entre ellos o por poner otro ejemplo pero viajando de Colón al departamento de La Paz está el caso de Lesbia Yaneth Urquía, asesinada en julio del 2016, por su cuñado presuntamente por una disputa de herencia.

 

El asesinato de Urquía fue incluida en el informe de Global Witness y dijeron que era ambientalista y miembro del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), pero la verdad es que esta información es falsa y fue la misma hija de Urquía, quien aclaró la situación.

 

“Quiero que quede muy claro acá, es que mi mamá no es miembro activo del COPINH, ella sí simpatizaba con muchas causas como lo hace cualquier persona con el corazón como el suyo”, dijo llorando Zulma Melissa Alvarado Urquía.

 

 

Tras conocerse la muerte de Urquía, el COPINH en un comunicado indicó que ella pertenecía a ese grupo y sumó el crimen a la lista de muertes de sus miembros, lo que causó conmoción a nivel nacional e internacional por tratarse de la misma organización a la que pertenecía la líder Berta Cáceres Flores, asesinada en La Esperanza, Intibucá, el 3 de marzo anterior.

 

La Policía Nacional luego de este hecho capturó a tres presuntos responsables de la muerte de Lesbia Yaneth Urquía en la localidad de Marcala, Los detenidos responden a los nombres de: Manuel Orlando López Ortiz (supuesto autor intelectual), y cuñado de la víctima mismo que estuvo presente en la vela y cargo el ataúd de Urquía, José Adán Rivera Pérez y un menor de edad.

 

Lo anterior deja más que claro que Global Witness, no investiga a profundidad antes de realizar sus informes o tergiversa de forma maliciosa para hacerse de algún capital, para seguir operando y la única bandera que tienen y utilizan es el asesinato de la ambientalista Berta Cáceres.