El final del reinado de Los Cachiros

Los inicios de la familia Rivera Maradiaga más conocida como Los Cachiros, fueron con algunos crímenes menores; tales como el robo de ganado. Pero estas actividades fueron creciendo y abarcando más territorio, personas, recursos y negocios, hasta llevarlos a crear su propio reinado.

 

Este cartel de narcotraficantes y lavadores de dinero, fueron un clan que por más de una década controló a sus anchas importantes rutas geográficas del norte, Caribe y nororiente de Honduras, según los cuerpos antidroga de Honduras y Estados Unidos, sin que hasta los momentos fueran detectadas por las autoridades.

 

Asentados en la próspera región del Bajo Aguán, en la ciudad de Tocoa, conocida como la “pequeña Colombia”, este clan tiene raíces humildes. Su padre, Santos Isidro Rivera Cardona era un labriego que luego se presume incursionó en el negocio de robar ganado. Es lo que cuentan los lugareños, cuyos testimonios están en poder de las autoridades hondureñas y estadounidenses.

 

Santos Isidro Rivera habría motivado a sus hijos a entrar en el negocio de robo de ganado y posteriormente en el trasiego de drogas como transportistas, En la comunidad de Tocoa, la gente comenta que  aún recuerda a la modestia de la madre de Los Cachiros, Esperanza Caridad Maradiaga López, haciendo compras en los mercados, comercio y otro tipo de negocios.

 

Familia Maradiaga Rivera

 

La familia Rivera Maradiaga está integrada por Santos Isidro Rivera Cardona (padre), Esperanza Caridad Maradiaga López (madre), Maira Lizeth Rivera Maradiaga (hermana), Santos Isidro Rivera Maradiaga (hermano),  así como Javier Eriberto y Leonel Rivera Maradiaga, últimos que son considerados como los líderes de esta red que se maneja en familia con escasas penetraciones foráneas. A Los Cachiros se les atribuye el control de la mayoría de pistas de aterrizajes clandestinas que existen en Honduras y Guatemala.

 

Familia Maradiaga Rivera

 

Javier Eriberto Rivera Maradiaga, alias “Javier Cachiro” y su hermano Devis Leonel Rivera Maradiaga son los presuntos líderes del grupo, quienes pasaron a convertirse en los mayores narcotraficantes del istmo, su ascenso económico es considerado como un hecho extraordinario.

 

Informes de Washington, sostienen que Los Cachiros por usar sus territorios, cobraban impuesto a otros grupos de transportistas que trasegaban con alucinógenos por sus zonas, como parte de las reglas del juego entre estas bandas criminales.

 

Estados Unidos los considera una organización poderosa que coordina el paso por Honduras de la cocaína procedente de carteles colombianos y mexicanos, rumbo a esa nación del Norte. Son una de las mayores OTD (Organizaciones  de Tráfico de Drogas)  que opera en la región de América Central, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODOC).

 

Ley de Extradición

 

El Congreso Nacional encabezado por el ahora Presidente Juan Orlando Hernández, comenzaron en agosto del 2013 la aprobación de un paquete de medidas de seguridad entre los que está la reforma constitucional mediante la cual permite la extradición de hondureños cuando su solicitud de expatriación sea relacionado con delitos de narcotráfico y terrorismo.

 

Se reformó el artículo 102 para permitirle al Poder Ejecutivo negociar y suscribir tratados internacionales para poder extraditar hondureños que hayan sido declarados culpables de delitos relacionados con el tráfico de estupefacientes, terrorismo o el crimen organizado”. En la sesión estuvieron 121 de los 128 diputados. Solo cinco se opusieron alegando que no estaba claro cuándo se comete el delito de terrorismo. Pidieron que no se revelaran los nombres.

 

Las nuevas medidas comenzaron a ser analizadas entre el presidente entonces presidente Porfirio Lobo y los jefes de las cinco bancadas del Congreso Nacional, encabezado por su titular Juan Orlando Hernández. El nuevo paquete fue discutido en Casa Presidencial luego de una reunión entre el titular del Poder Ejecutivo y “altos funcionarios” del Gobierno de Estados Unidos.

 

¿Qué paso entre 2012 al 2015 con Los Cachiros?

 

Estos dos años fueron realmente claves para desmoronar el imperio formado por Los Cachiros, debido que a partir del 2012 la suerte que habían tenido hasta los momentos les cambio y su estructura empezó a sufrir los primeros golpes y en  agosto de 2012, las autoridades nicaragüenses presentaron cargos criminales en contra del líder de Los Cachiros, Javier Eriberto Rivera Maradiaga, y un socio nicaragüense, Bismarck Antonio Lira Jirón, de conspiración en el trasporte internacional de drogas ilícitas, lavado de dinero, financiamiento ilícito de narcóticos y crimen organizado.

 

Las autoridades nicaragüenses arrestaron a Lira Jirón ese mismo mes. Pero Javier Rivera Maradiaga salió de la lista de la policía nicaragüense tras ser liberado en circunstancias no muy claras.

 

En junio del 2013, El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, identificó a Los Cachiros como un importante grupo extranjero de tráfico de narcóticos conforme a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico conocida como Ley Kingpin. Ante esos hechos y con la Ley de Extradición aprobada por el Congreso Nacional en el 2013 para narcotraficantes, inicia la cacería por parte del gobierno hondureño al mando del Presidente Juan Orlando Hernández, así como la confiscación de sus bienes.

 

En septiembre del 2013 y mientras el Departamento del Tesoro en Estados Unidos emitía un comunicado en el que designaba a la banda Los Cachiros como una “organización violenta de tráfico de drogas”, en Tocoa y Bonito Oriental, Colón, y en Santa Cruz de Yojoa, Cortés, se realizaban operativos para incautar inmuebles ligados a esta red.

 

Incautaciones a Los Cachiros

 

Siempre en septiembre de 2013 las fuerzas de seguridad de Honduras y la Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado, con el apoyo del Ejército, iniciaron las acciones que permitieron incautar siete de las 61 empresas y negocios vinculados a este grupo. Unas de las propiedades que pasaron a ser manejadas por la OABI son el zoológico y ecoparque Joya Grande. Lo incautado fue valorado en al menos 500 millones de dólares.

 

 Joya Grande
Zoológico de Joya Grande,

 

La labor financiera y de inteligencia ubicó 61 bienes inmuebles, 64 cuentas bancarias a plazo fijo en lempiras y dólares, cuentas de cheques, 24 vehículos, ocho sociedades mercantiles y cuatro establecimientos comerciales. Los operativos continuaron hasta que se completaron 61 inmuebles.

 

El costo de incautaciones a Los Cachiros, entre bienes, cuentas bancarias, negocios, supera los 800 millones de lempiras, según las informaciones que tienen los elementos de seguridad en Honduras.

 

Entrega de Los Cachiros

 

El imperio de Los Cachiros estaba derrumbándose y sin tener salida; decidieron cooperar con las autoridades de Estados Unidos y entregarse a las mismas para responder por sus delitos, a finales de enero del 2015 trasciende extraoficialmente la entrega a las autoridades de la embajada de EEUU en Tegucigalpa, de Javier Eriberto Rivera Maradiaga, líder de la banda de Los Cachiros, pero ni el gobierno ni la embajadade Estados Unidos confirman tal extremo.

 

Aunque existía solicitud de extradición hacia los Estados Unidos contra los encausados, estos negociaron sigilosamente su entrega para obtener así una reducción en su pena. Ambos narcotraficantes salieron clandestinamente de Honduras y luego llegaron a Las Bahamas, donde los esperaban autoridades estadounidenses para trasladarlos a la nación del norte de América.

 

En febrero 2015 el Presidente Juan Orlando Hernández oficializa que los dos hermanos Rivera Maradiaga se encuentran en Estados Unidos y comparecerán ante la justicia.

 

Declaraciones en EEUU

 

El exlíder de Los Cachiros Devis Leonel Rivera Maradiaga, en la Corte del Distrito Sur de New York, involucró a funcionarios, políticos y hasta al expresidente Porfirio Lobo Sosa, y además confesó haber asesinado a 78 personas entre periodistas, abogados, zares antidrogas, dirigentes deportivos y otros personas.

 

Los Cachiros al tener una fortuna millonario y durante sus operaciones compraron a policías, a quienes utilizaron para asesinar a las 78 personas, de igual manera se infiltraron en varias instituciones, llegando inclusive a comprar a jueces, fiscales, para garantizar su libertad y que no se les formulara ninguna acusación.

 

Ahora bien ¿Qué tan confiable son las declaraciones de estos narcotraficantes?  Cuando esta organización, se dedicó por décadas a bañar de sangre a Honduras, asesinando sin piedad por los detalles más efímeros. Ademas de extender sus tentáculos cada vez con más fuerza. Personas que no tienen conciencia y su ley es la única a la que obedecen.

 

Las declaraciones de la familia Rivera Maradiaga en EEUU, fueron con el único propósito de reducir su condena, dando falsos testimonios. Por lo mismo sus declaraciones no deberían de tener ningún valor.

 

Todos los hondureños debemos recordar en todas las vidas que fueron arrebatadas por estos narcotraficantes, sin importarles el luto de las familias y llenar de sangre a Honduras.