Filipinas intenta reducir la edad punible a 9 años

El presidente de las Filipinas, Rodrigo Duterte, lleva siete meses y unos 7.000 muertos en lo que llamó su “guerra contra las drogas”. Entre los muertos hay niños, que quedaron en el fuego cruzado entre el delito, la ley y las bandas estatales de represión y ejecuciones sumarias. Ahora estarán también entre los perseguidos: el mandatario y sus aliados políticos apoyan una ley que se propone reducir la edad de imputabilidad penal de 15 a 9 años.

 

Duterte describió la ley que propone como una manera de detener a una “generación de delincuentes” en el mismo momento en que se inician en el crimen. A los ladrones y traficantes en edad escolar “hay que enseñarles responsabilidad”, dijo. El borrador del texto menciona entre sus considerandos la manera en que las autoridades “miman” a los delincuentes juveniles.

 

Para la directora ejecutiva del grupo que documenta el impacto de la violencia en la minoridad la perspectiva oficial está equivocada: “Sí, hay niños a los que las mafias usan para cometer delitos, pero destacamos que esos niños son víctimas”. La nueva ley le otorgará a la policía —conocida por la violencia de sus intervenciones y la impunidad con que actúa— espacio para encontrar sospechosos entre esas víctimas pequeñas.

 

A Duterte no le interesaron esos puntos de vista ni los de otros grupos de derechos humanos que argumentaron contra el proyecto por contraproducente y cruel. “En mi país ninguna ley me prohíbe que amenace a los delincuentes”, dijo en una entrevista con Al Jazeera. “No me importa lo que digan los tipos de los derechos humanos. Tengo el deber de preservar la generación. Si involucra a los derechos humanos, no me importa. Tengo que provocar miedo“.

 

La gran mayoría de los asesinatos por el combate al narcotráfico son, en realidad, adictos o vendedores minoristas. Un informe de Amnistía Internacional calificó a la guerra contra las drogas de Duterte como una “guerra contra los pobres”. De los 7.000 muertos, la mayoría trabajaba en la economía informal de Filipinas, como conductores de bicitaxis o vendedores ambulantes de comida.

 

Lea más:

Filipinas
Filipinas impulsa cárcel a niños de 9 años