El show político que obstaculiza la justicia hondureña

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) ha determinado este sábado que 24 personas que se entregaron a las autoridades por el caso “Pandora”, se defiendan en libertad.

 

El exministro de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), Jacobo Regalado, fue el único exfuncionario al que se le dictó la medida de prisión preventiva por los delitos de abuso de autoridad, fraude y malversación de caudales públicos.

 

 

 

Caso Pandora fue mal contado

 

 

La directora del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Gabriela Castellanos, considera que el caso Pandora fue un “cuento mal contado”, luego que la jueza natural Lidia Álvarez, les dictó medidas distintas a la cárcel a 24 de los 28 imputados.

 

 

“La caja de Pandora fue un cuento mal contado. Eso es lo que surge, cuando no se tiene carácter de justicia”, criticó Castellanos a través de su cuenta de Twitter.

 

Daño Colateral

 

 

Es muy evidente que las acusaciones en el Caso Pandora simplemente fueron parte de un show político interminable, la resolución de la jueza deja al descubierto que la acusación no señalaba a los verdaderos responsables.

 

 

Y esto nos permite darnos cuenta que Luis Zelaya y su compañera de formula Gabriela Castellanos son quienes están detrás de las acusaciones, sin importarles dejan en ridículo y ponen en duda la imparcialidad del CNA. Este par no  buscan moralizar ni hacer justicia, sino hacerse del protagonismo a costa de la indignación del pueblo y el hambre de justicia.

 

 

Lo penoso es que Luis Zelaya y Gabriela Castellanos, en su afán  por desprestigiar a su competencia y al verdadero líder del Partido Liberal obstaculizan las investigaciones del Ministerio Público y la justicia hondureña.