¿Desde cuándo viene la crisis energética en Honduras?

La crisis energética en Honduras no es nueva.

 

Antes de la formación de la ENEE en 1957 cada ciudad del país era servida de forma aislada por pequeñas unidades generadoras de energía eléctrica, en su mayoría movidas por motores diésel, que pertenecían a las municipalidades, Juntas de Desarrollo, al Estado o a Empresas Privadas.

 

Fue en 1964 cuando la ENEE finalizó la construcción del primer proyecto de energía, la Central Hidroeléctrica de Cañaveral en Peña Blanca, Cortés, que dio inicio de lo que es hoy el Sistema Interconectado a nivel nacional; es decir, una red de transmisión eléctrica que cubre las principales regiones del país, la cual están conectadas las centrales generadoras y los diferentes centros de consumo y que ha crecido de forma desordenada.

 

En los años 80 y 90, luego de la instalación de parques industriales de maquilas y empresas de manufacturación textil en el país, la demanda de energía subió y fue necesaria una expansión del Sistema Interconectado Nacional. Se construyó la represa El Cajón. Pero a pesar de haberse promovido como la solución al problema energético del país, la crisis se mantuvo.

 

Represa El Cajón
Represa El Cajón

 

Para 1994 en el gobierno del extinto presidente Carlos Roberto Reina Idiaquez, el sector energético nacional no daba abasto. Comenzaron los razonamientos que duraban más de 12 horas diarias. La ENEE simplemente no podía satisfacer la demanda de energía. El Congreso Nacional, buscando dar respuesta a la problemática y siguiendo los lineamientos de los organismos internacionales, aprobó la Ley Marco del Subsector Eléctrico (LMSSE) que permitió el ingreso de inversores privados en la generación de energía eléctrica. Se firman así los primeros contratos calificados como leoninos con las generadoras térmicas de energía, dando inicio a la construcción de verdaderos imperios económicos que son quienes mantienen secuestrado, hoy en día, la generación de la energía eléctrica que consumimos los hondureños.

 

En total son 14 empresas térmicas las que le suministran a la ENEE, energía a base de búnker y diesel, pero de ese total, ocho compañías son las que venden más del 80% que compra la ENEE. Son estas las empresas que han mantenido el control casi total de la generación de energía eléctrica en el país, por lo menos desde hace 20 años. Que da el inicio de una larga y complicada cadena de conflictos.

 

Generadoras de energía en Honduras
Generadoras de energía en Honduras

 

Crisis creada

 

Apagones-Honduras-ENEENo es la primera vez que las compañías generadoras de energía recurren a la crisis para forzar un acuerdo con el gobierno. En 2014, al momento que debía negociarse un nuevo contrato con varias de las grandes empresas térmicas, arrancó una crisis que llevó a racionamientos en varios rincones del país. El presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee), Miguel Aguilar, denunció en ese momento que la crisis energética del país fue provocada por las empresas generadoras térmicas.

 

Grupos muy poderosos del sector energético, mantienen una guerra mediática repetida  en varias ocasiones desde hace 20 años,  y esto debido a que la cancelación de sus contratos leoninos que sangran al pueblo hondureño y por esto se ha originado la crisis que a la interrupción del servicio de energía en varios circuitos a nivel nacional.