Crónica de un ingenuo ambicioso

Muchos periodistas de medios locales del extranjero específicamente en La Florida, Estados Unidos, pasan actualizados de los diferentes temas de importancia que ocurren en Honduras, El Nuevo Herald y los noticieros de los canales locales enfocan la lucha contra las maras y en notas destacadas se comenta favorablemente la actuación del gobierno del Presidente Juan Orlando Hernández, por su decisión de encarcelar a los miembros más peligrosos de las pandillas en cárceles de máxima seguridad.

 

Asimismo periodistas de nacionalidad cubana, mexicana y colombianos, coinciden a que en Honduras no se le debe temer a la reelección, eso sí, debemos asegurarnos que un presidente pueda reelegirse una vez y no por siempre. Estos comunicadores profesan una admiración por nuestro país, por el hecho de no haber permitido en el 2009 se levantara un gobierno impuesto por Hugo Chávez, porque eso no era reelección sino un gobierno a perpetuidad, a toda costa, como hoy lo está buscando Nicolás Maduro.

 

Pero lo que más está llamando la atención en el extranjero es el tema político particularmente, el caso de como el que fue líder del Partido Anticorrupción (PAC) Salvador Nasralla, había terminado aliándose con el Partido Libertad y Refundación (Libre), debido a que con este hecho había cavado su propia tumba política.

 

Incorporación de Nasralla a Libre trajo una profunda guerra

 

Al confirmarse la inscripción de Nasralla como candidato de Libre, lo que se le viene a este partido es constituir una izquierda dividida, peleada y sin rumbo. Con Salvador Nasralla como candidato de Libre, la izquierda hondureña agrupada en este partido, concurrirá dividida a las elecciones generales del 26 de noviembre, porque será imposible combinar las aspiraciones de la gente de Libre y de la pequeña élite del PAC que sigue acompañando a Nasralla.

 

Ejemplo de lo anterior es el conflicto que en las últimas semanas hemos visto, donde se están peleando por las diputaciones y las alcaldías, las reacciones de la gente de Libre no se ha hecho esperar y manifestando su enejo como el caso de Antonio Rivera, quien va por la alcaldía de San Pedro Sula y se la querían quitar para dársela a Fátima Mena. Y en el Partido Pinu se vive la misma situación no le quieren aflojar diputaciones a nadie de Libre ni del PAC y así son numerosas las disputas por los cotizados cargos.

 

Lo que trajo la incorporación de Nasrala a la candidatura de Libre fue una profunda guerra interna que hoy protagonizan sus cuadros que buscan encontrar un hueco en el Congreso o en una alcaldía. Este proceso caótico que generó el fichaje de Salvador Nasrala le traerá más problemas que beneficios a Libre y a Mel Zelaya. Especialmente porque con esta negociación, Mel Zelaya demostró que muchos de los líderes locales y regionales poco o nada representan para sus objetivos e intereses políticos.

 

Para Nasrala, creer que con el respaldo de la izquierda hondureña agrupada en Libre, podrá conquistar el poder, es una ingenuidad gigantesca. No se da cuenta que Mel Zelaya y Xiomara Castro le cedieron la candidatura de Libre porque de antemano saben que ellos no tienen ninguna posibilidad de ganar las elecciones. Poner de pantalla a Nasrala es un juego para no quemarse ellos. Mientras que los ingenuos por lo general son ambiciosos y por su condición no pueden medir sus posibilidades.

 

Así que no resulta nada extraño que Nasralla se dejara acariciar por Mel y Xiomara para ser el candidato de Libre. Es la crónica más anunciada sobre un ingenuo y que de remate es tonto, que aceptó ser candidato presidencial de un sector que a sus espaldas se burlan y se mofan de él. Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 30 de mayo de 2017.