Comienza ingreso de cortadores de café de Guatemala y Nicaragua

 

Carlos Sequeira, quien es productor de café del departamento de Lem­pira informó que en su finca tie­ne alrededor de 200 cortadores de origen guatemalteco y nicara­güense, porque en Honduras no se consiguen personas que hagan esa labor.

 

“Importar mano de obra cen­troamericana es la opción que nos queda”, refirió el productor.

 

 

Comentó que a partir del hoy comienzan a ingresar miles y miles de guatemaltecos, nicara­güenses y salvadoreños que pa­san para Copán, Santa Bárbara y Lempira en busca de trabajo en las fincas cafetaleras del país.

 

 

El caficultor estimó que en la temporada de corte en su plan­tación el 60 por ciento de la ma­no obra es extranjera.

 

 

Las zonas cafetaleras inician el pico de la cosecha de diciem­bre a marzo y en este período se requieren alrededor de 500 mil cortadores del grano en ám­bito nacional.

 

 

Es en ese tiempo se recolecta el 60 por ciento de la producción nacional del aromático, lo que representa alrededor de seis mil millones de quintales, de acuer­do al Instituto Hondureño de Ca­fé (Ihcafé).

 

 

Uno de los problemas recu­rrentes en rubo es la falta de cor­tadores, pese a que Honduras es uno de los países de la región más atractivo para la labor.

 

 

En ese sentido, el pago es más alto en relación al resto. Se esti­ma que la renumeración en pro­medio ronda los 45 a 48 lempiras por lata cortada, en 2017 se coti­zaba a 40 lempiras.

 

 

Al no haber trabajadores ca­trachos que realicen esa función el grano maduro de las fincas se pierde y los productores son im­pactados económicamente por esa situación.

 

 

PRECIO INTERNACIO­NAL DEL CAFÉ

 

Para Miguel Pon, director eje­cutivo de la Asociación de Ex­portadores de Café de Hondu­ras (Adecafeh), la falta de mano de obra es otro problema que de­riva del precio actual en el mer­cado internacional, unida a las al­tas tasas y retenciones que se les hace a los productores de café.

 

 

“En la mayoría de los casos ya no alcanza para pagar costos de producción, dentro de los cuales se incluye la mano de obra de los cortadores”, explica.

 

 

Como consecuencia, el líder de los exportadores dijo que si no se logra obtener la cantidad de trabajadores que se requiere, la situación podría derivar en menos producción disponible para comprar y exportar.

 

Agregó que “otro problema es el efecto que puede tener en la calidad si la poca mano de obra hace un solo corte donde incluya grano verde y maduro al mismo tiempo; eso tiene un efecto nega­tivo en la calidad de la taza y por tanto impacta en el precio que paga el importador/tostador”.

 

 

El exportador señaló que, aunque se requieren alrededor de 500 mil cortadores durante la temporada, aun así, habrá fal­ta de mano de obra.

 

 

Los precios del quintal de café se han estado moviendo entre la banda de los 113 y 115 dólares, muy por debajo de los costos de producción con un impacto severo para más de 100 mil familias dedicadas al rubro y las reservas internacionales del Banco Central de Hondu­ras (BCH).

 

 

En el primer mes de cose­cha, del 1 al 31 de octubre pa­sado, exportadores nacionales percibieron 14 millones de dó­lares por concepto de la venta internacional de ese grano a sus principales mercados, en este caso Alemania, Bélgica y los Es­tados Unidos.

 

 

 

 

 

DATOS

La meta en la cose­cha 2018/2019 es ex­portar 10.3 millones de quintales que dejarían 1,500 millones de dóla­res, según proyeccio­nes emitidas por los di­rectivos de la caficultu­ra nacional.

 

http://www.elpais.hn/2018/11/26/comienza-ingreso-de-cortadores-de-cafe-de-guatemala-y-nicaragua/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter