Celebrando con el FMI

CONCLUYÓ la revisión del FMI. El informe arroja cifras satisfactorias que seguramente son motivo de celebración del gobierno central. En aras del equilibrio vamos a reproducir algunos párrafos relevantes. Aunque hubiese sido interesante conocer otros aspectos obviados en su evaluación. Entre ellos lo relativo a las altas tasas de desocupación que se agudizan en la medida que crece la cantidad de deportados procedentes de México y de los Estados Unidos. Si bien la migración sirvió al país –por muchos años– como válvula de escape ofreciendo trabajos afuera a compatriotas que no encontraban trabajo y de paso contribuir a la economía nacional con el envío de remesas familiares, las estrictas medidas migratorias de Washington cierran las puertas a esa salida. También hubiese sido ilustrativo conocer el criterio de las aves agoreras sobre esa iniciativa de Trump de reducción de impuestos en los Estados Unidos. Las bases de esa propuesta para alcanzar el crecimiento económico y la generación de empleo contradicen todas las exigencias que el FMI impone a estos países acabados. Fina cortesía del FMI, las cargas impositivas en el país son de las más altas en la región centroamericana.

 

Pero como vinieron y se fueron sin responder a estas inquietudes, no queda más que divulgar lo que dejaron: “La misión está satisfecha con el continuo fortalecimiento de la economía hondureña, que incluye avances en condiciones de seguridad”. En su informe expresa que, “el panorama para el año 2017 se presenta favorable”. “El crecimiento anualizado del PIB real en el primer trimestre de 2017 se estima entre 4 y 4½ por ciento –sustentado en una expansión del consumo privado y un fuerte crecimiento de las exportaciones– consistente con nuestra proyección de crecimiento de 3½ por ciento para el año”. “La proyección de crecimiento se sustenta en un aumento en la inversión pública en infraestructura y en una política monetaria activa”. “La inflación interanual a mayo de 2017 aumentó a 4.1 por ciento –debido a la recuperación de la demanda doméstica y a mayores precios internacionales de petróleo– consistente con nuestra proyección interanual de 4¾ por ciento para fines de 2017, dentro del rango meta para la inflación”. “En concordancia con el programa existente, el déficit del SPNF se espera que aumente –aunque por debajo del techo de 1½ por ciento del PIB establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal– para acomodar una mayor inversión en infraestructura. Se espera que la combinación de políticas macroeconómicas prudentes y mejores condiciones externas lleven a mayores reservas internacionales”. “Al mismo tiempo y en forma consistente con la expansión de la actividad productiva y la mayor confianza del sector privado, se espera que el crédito al sector privado crezca en 10 por ciento en términos nominales, en línea con un ritmo sostenible de profundización financiera”. “La misión alienta al gobierno a continuar con sus políticas macroeconómicas, financieras y de fortalecimiento de la administración tributaria, para lograr un crecimiento más sólido e incluyente”. “La misión apoya la decisión de las autoridades de mantener en 1.5 por ciento del PIB la meta para el déficit del SPNF para el 2017 y una acumulación de reservas internacionales del Banco Central de US$311 millones”. “Estas metas incluyen una reducción adicional del déficit de la administración central a 3.2 por ciento del PIB”. (Así que alégrense, tanto los que están bien como quienes quisieran estarlo).

 

Fuente Diario La Tribuna

Leave a Reply