Campesinos le exigen a Berta Zuniga se disculpe por difamarlos

De manera cínica y con toda la intención de hacerse la victima ante la comunidad nacional e internacional y así conseguir más fondos del extranjero, la hija de la ambientalista Berta Cáceres, Berta Zúniga, continúa ensañándose y atacando a los campesinos humildes del Departamento de La Paz.

 

Días atrás Zúniga denunció haber sido víctima de dos atentados en Cancire, en el municipio de Santiago Puringla, La Paz, lo curioso de esto es que la denuncia de los supuestos atentados no la realizó en la zona de los acontecimientos; sino que fue hasta llegar a Siguatepeque. En dicha acusación responsabilizó a campesino Terencio de Jesús Martínez Benítez, como el conductor del vehículo de donde presuntamente atacaron a Zúniga.

 

Lea más:

 

Acostumbrada a jugar con la dignidad de campesinos humildes

 

Terencio de Jesús Martínez Benítez, es una de las personas a las que Zúniga responsabiliza de  supuesto atentado y fue detenido para las investigaciones de dicho hecho; pero el humilde campesino se defendió diciendo que su único delito había sido rebasar el automóvil en donde viajaba la joven porque no era conocido en la zona, pero que nunca supo quien viajaba en el carro.

 

Por dichas acusaciones los otros campesinos humildes y compañero de Martínez Benítez, le exigieron a la joven Berta Zúniga, que realice una disculpa pública por la difamación, debido a que se sienten humillados y dicen que solo porque ellos sean humildes ella no tiene derecho de pisotearles su dignidad y mancharles su nombre y además piden que levante la denuncia en contra de “Chuy” y que diga la verdad.

 

Es una pena que esta muchachita utilizando la causa del asesinato de su madre, se ensañe con los campesinos humildes que no pertenecen al Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) y más penoso que tenga que pasar por encima de personas humildes para alcanzar sus fines perversos.

 

Pero que se puede esperar con este tipo de persona que están acostumbradas a jugar con la dignidad de campesinos humildes…