Aprobada Ley de Financiamiento de las Campañas Políticas pese a oposición de unos pocos diputados

Con la oposición de unos pocos diputados, el Congreso Nacional aprobó la histórica Ley de Financiamiento, Transparencia y Fiscalización de los Partidos Políticos y Candidatos, para evitar que el dinero sucio proveniente de la corrupción y el crimen organizado ingrese a las campañas electorales y a las organizaciones políticas en todos los niveles electivos.

 

 

Congreso Nacional
Congreso Nacional

En vista que los artículos 11 y 31 habían sido suspendidos debido a ambigüedades, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, propuso como moción eliminarlos de la ley, moción que fue tomada en consideración y aprobada por mayoría calificada.

 

Tras ser aprobada la ley, Oliva agradeció y felicitó a la comisión multipartidaria que dictaminó la ley por el trabajo exhaustivo realizado, felicitación que extendió a los miembros de la Cámara Legislativa que con mucho compromiso patriótico ha aprobado esa ley que redundará en una campaña política más transparente.

 

“Que quede claramente establecido que en esta Cámara hay la capacidad de crear consensos, de construir confianza sobre todo si se trata de los mejores intereses para Honduras”, acotó.

 

Felicitó también a los representantes de la sociedad civil y sobre todo de los miembros de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) al tiempo que reiteró al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro el agradecimiento por el acompañamiento brindado e invitarlo a que cuando esta ley sea sancionada por el Poder Ejecutivo acompañe ese acto.

 

En la consensuada ley que cuenta con el apoyo de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), destacan los techos a los montos de aportaciones a las campañas electorales por parte de las personas naturales y jurídicas, así como el financiamiento público, limita los gastos de las campañas, pone techo a los donativos, prohíbe donaciones anónimas, regula las contribuciones en especie y establece sanciones fuertes, hasta la disolución de un partido político, entre otras disposiciones.

 

Financiamiento y deuda política

 

Para el financiamiento privado en el caso de las personas naturales se establece un techo equivalente a 200 salarios mínimos  y para las personas jurídicas el equivalente a mil salarios mínimos y se menciona un límite de 396 millones de lempiras para la campaña presidencial.

 

Los partidos políticos que participen por primera vez en un proceso electoral, tendrán derecho al anticipo que establece la Ley Electoral y de las Organizaciones Políticas, considerando como si hubiesen obtenido el mínimo de votación requerida, para los efectos de tal financiamiento.

 

En la ley se consideran financiamiento privado los aportes en dinero o en especie, que los sujetos obligados reciben de personas naturales o jurídicas por medio de contribuciones, donaciones, herencias, legados a su favor, autofinanciamiento o financiamiento por rendimientos financieros, fondos y fideicomisos y, en su caso, cualquier otro ingreso lícito y de origen cierto.