AK-47, ¡Nasralla Presidente!

Nos ha llamado poderosamente la atención que varios líderes opositores de Juan Orlando Hernández Alvarado acusan a su gobierno de corrupto y violador de derechos humanos cuando ellos, por descaro y ambición están llamando a votar al estilo cavernícola para llegar al trono por la fuerza de las armas y no buscando la paz anhelada.

 

Mientras piden respeto, las cabezas que odian la reelección irán a las elecciones del 26 de noviembre próximo, pero con plomo hasta los dientes.

 

A JOH –dicen- hay que sacarlo a punta de pistolas y de AK-47 para, según ellos, “cuidar los votos”, poniendo en riesgo la vida de cinco millones de electores. ¿Qué nos creen estos bandoleros?

 

Tumba

 

Si a Hernández Alvarado lo ven “indómito” no decreten cerrilmente una guerra en medio de miles de votantes.

 

Estamos amolados con el crimen callejero y estas “lumbreras” nos amenazan con meter “tropas de la muerte” para lograr sus apetitos. Se debe amistar con su grupo por las malas, caso contrario nos recetarán nicho.

 

Están viendo al hondureño como burro. “Educarlo” a lo selvático para votar. Así lo demostró y exigió en un “teatro democrático” la cúpula de la alianza que ve las metrallas y la violencia como “únicas salidas” para vencer al actual Presidente.

 

Los observadores internacionales deberán atenerse a sus AK-47. ¡Correcto!

 

Extraño lenguaje a pocos meses de los comicios donde, por primera vez y tras diversidad de mañas, “reforman” artículos constitucionales sin mucho rodeo. Todos, hasta los más “rebeldes” al “odiado” continuismo lo fiarán porque no existe tan solo uno (a) que no quiera chuparse los dedos del pastel o quedarse con las ricas migas de su cuota política.

 

La “oposición” idea atacar para “evitar el robo de los sufragios” que, de acuerdo al gaseoso Salvador Nasralla, ya las ganó con el 75 por ciento electoral.

 

Si tiene el triunfo seguro ¿por qué incitar al caos y al odio? “Si usted ve algo irregular en las elecciones tómese la justicia por sus propias manos”, sentenció Nasralla, quien pide que desde ahora lo llamemos “Presidente”. ¡Así será su majestad!

 

Burla

 

El exjefe Manuel Zelaya, coordinador general de la alianza, ratificó que al nomás ganar Nasralla hará un régimen de transición para darle paso a una Asamblea Nacional Constituyente (copia de Venezuela) para acabar con la actual carta magna, la que calificó de “adefesio”. Si la Constitución es un hazmerreír ¿qué son ustedes?

 

La Constitución es “adefesio” para cualquier político o grupos familiares según los tiempos y sus codicias.

 

“Mel” siempre ha soñado con volársela, pero cuando retornó al país después de ser derrocado invocó sus artículos declarándose “honesto” para estar libre y legislando por el bien de la ración y no de la nación. Cada quien con su cuento y su precio.

 

Pillos

 

Nadie debe permitir ni apoyar un fraude votante, pero armarse para “salvar” los sufragios es atentar contra la vida y la débil democracia.

 

¿Qué ejemplo están dando a sus crías? Parecen maestros de los delincuentes callejeros que matan a diestra y siniestra. Si los de traje ofrecen tiros ¿qué pueden exigir o esperar del bajo mundo?

 

Una cosa es que mediocres políticos se peleen en público de mentiritas y otra que desayunen, almuercen, cenen y de postre hagan el amor en cómodos hoteles o mansiones donde todo se les moja entre abrazos, besos y aplausos por su pasión al maldito dinero que se peinan hablando de decencia siendo parte de una fina red de malhechores.

 

Si la “oposición” dice que la jefatura de JOH ha fracasado contra el crimen, cómo es que están incitando a guerrear con sinfín de artefactos durante y después de los comicios. Si creen que son mayoría derrótenlo en las urnas con propuestas creíbles, no con salvajismos, si muchos muertos y ruina tenemos por culpa de ustedes. ¡Oportunistas!

 

Codiciosos y amorales urden picardías para atesorar o volver al trono. Choca que forajidos que fueron gobierno en el pasado reciente vayan en cuadros políticos junto a conocidos narcos.

 

No pongan cara de pendejos que somos sus víctimas. Ustedes merecen los barrotes y no estar libres. Las letras hieren, las balas matan.

 

Por Octavo Carvajal